Blog
Diferencias entre una instalación solar térmica diseñada para dar las prestaciones de ahorro y confort y lo que vemos en obra
29/08/2011

Como segunda parte del boletín anterior en el que hablábamos sobre las diferencias que podemos observar entre una instalación solar térmica diseñada para dar las prestaciones de ahorro y confort a los usuarios, el huevo y la castaña –decía yo-, y lo que vemos en obra, quiero aportar de forma sencilla unos números que arrojen luz a la cuestión.

Refresco el tema anterior. Hablábamos, entre otras cosas, sobre el hecho de que para reducir costes en la obra de edificación, se busquen diferentes alternativas al proyecto. Así, unos pueden optar por mantener el número de colectores cambiando el modelo por otro más económico y otros, quizás más estrictos, mantener la superficie de captación de proyecto aunque cambiando igualmente el modelo de colector por otro más económico. Mencionábamos que esa decisión (sin entrar en otras más peregrinas que también podrían argumentarse para economizar el proyecto) puede afectar, y de hecho afectan y está afectando, a esas prestaciones de ahorro y confort para el que se diseñan las instalaciones.

Por tanto, para traer claridad y poner números al problema pongamos un sencillo ejemplo. Partimos de un proyecto bien redactado y definido, realizado por un profesional conocedor de las técnicas de captación solar térmica con las siguientes características:

    Construcción Bloque de viviendas
    Número de viviendas 100 de 3 dormitorios
    Tipo de instalación solar Producción de ACS
    Consumo de ACS según CTE 8.800 litros/dia
    Ahorros anuales según CTE 60%
    Ubicación Ciudad Real

Para poner de manifiesto lo que quiero explicar utilizaremos dos colectores solares térmicos de tecnologías “parecidas”. No diremos marcas pero sí su número de homologación para poner de manifiesto la realidad del problema:

    Panel A (según proyecto) Homologación NPS-20207 Superficie unitaria, m2 2,15 Rendimiento óptico, η0 0,746 Coeficiente de pérdidas, k1 2,155 Coeficiente de pérdidas, k2 0,042
    Panel B (alternativa) Homologación NPS-7904 Superficie unitaria, m2 1,80 Rendimiento óptico, η0 0,702 Coeficiente de pérdidas, k1 6,800 Coeficiente de pérdidas, k2 0,0

El proyecto, bien realizado, nos dice que con el panel A necesitaremos 65 unidades del colector A, conformando una superficie captadora de 139,75m2, con la que se consigue un ahorro del 60,7% anual.

Opción 1 (panel B): Mantengo el número de paneles cambiando el modelo por otro más económico:

La alternativa del cambio de colector ofrecerá un ahorro anual de solamente el 27,7% con respecto a ese 60,7% de proyecto. El desglose mensual de esos ahorros se muestra en el siguiente gráfico:

Opción 2 (panel B): Mantengo la superficie de captación pero cambio de modelo de panel por otro más económico: Esta opción, que parece más interesante, tampoco mejora sustancialmente los ahorros del caso anterior. Instalando la misma superficie de paneles que la de proyecto, 139,75m2, pero con un colector más económico obtenemos un ahorro del 32,8%. El desglose mensual de esos ahorros se muestra en el siguiente gráfico:

Si el ahorro viene por ejemplo del gas natural no consumido por una caldera individual en cada vivienda, cada usuario se ahorra con la instalación bien diseñada unos 148€ anuales. Si finalmente se opta por alguna de las opciones anteriores, el pobre e inocente usuario final deja de ahorrarse, o dicho de otra manera tiene que pagar anualmente, 90,46€ (opción 1) y 68,02€ (opción 2).

Cuando los cada vez más informados usuarios vean y experimenten el rendimiento de las instalaciones pueden traer no pocos quebraderos de cabeza a todos los actores que han estado involucrados en la edificación de su vivienda.

Es lógico pues, que si contribuimos a estas prácticas la energía solar térmica en unos años, pocos, sea considerada como unas instalaciones que no funcionan y que no producen ahorro ninguno. Esto va a perjudicar, si no ponemos remedio, a la apreciación que todos deberíamos ir adquiriendo sobre el uso de las renovables y la eficiencia energética en un entorno, el nuestro, cada vez más explotado y maltratado con contaminación de todo tipo.

En ERA Ingeniería diseñamos e instalamos, entre otras tecnologías relacionadas con las renovables y la eficiencia energética, la energía solar térmica siempre desde un prisma “prestacional”, buscando el ahorro con la máxima rentabilidad y durabilidad para el usuario final y una solución lo más económica posible para el constructor.



 
© 2017 ERA Ingeniería. Todos los derechos reservados.  Desarrollado por Soluciones IP
Carreterín de la Atalaya 38B, km 2,5 - Apartado de correos 440 - 13080 Ciudad Real - ESPAÑA. Telf: 926 23 21 20 - Fax: 901 70 91 00