Blog
El huevo y la castaña
27/08/2011
Estimado amigo

Este mes me ha parecido interesante filosofar contigo sobre el popular problema de encontrar el parecido entre un huevo y una castaña.

El vigente, y ya menos desconocido, Código Técnico de la Edificación ha traído la energía solar térmica a la mente de todos los actores involucrados en la construcción: ingenierías, arquitecturas, promotoras, constructoras e instaladoras incluido el usuario final. Ya no se trata de esa idea peregrina que algunos teníamos por aumentar la eficiencia energética y aplicar las renovables en las viviendas. Y ese revulsivo, que en cierta manera sí lo ha sido, también ha traído consigo la idiosincrasia y la forma de trabajar en la construcción.

Resumamos brevemente lo que el CTE prescribe para la energía solar térmica en la construcción (HE4):

  • Sólo es obligatoria su aplicación para producción de agua caliente sanitaria (ACS)
  • La demanda de ACS se establece numéricamente a partir de los usuarios de la vivienda. Estos a su vez se calculan en función del número de dormitorios por vivienda.
  • Se establecen unos mínimos ahorros anuales que dependen de la zona geográfica en donde se ubica el edificio.
  • Dependiendo del tipo de combustible con el que se aporte lo que no sea capaz de dar la instalación solar se requerirá mayor o menor ahorro anual.

Pues bien, la imaginación del ser humano -siempre sorprendente- ha elaborado algunas conductas que pueden llevar a un grave error a la hora de acometer una instalación de energía solar. Sirvan de ejemplo algunos, que no todos, los que yo mismo he oído:

  • 1. El proyecto especifica un número de paneles determinado. Puedo mantener ese número de paneles pero cambiar de marcas o calidades para que la dirección facultativa no “proteste”.
  • 2. Si siempre debe haber una fuente de energía de apoyo, puedo realizar una instalación solar con menor superficie de captación, menos paneles, y nadie se dará cuenta.
  • 3. Puedo poner elementos de instalación de calefacción (no apropiados para solar térmica) ya que son más baratos y hacen la misma función.
  • 4. Puedo instalar aislamientos de calefacción para las tuberías o similares.
  • 5. Voy a unificar el capítulo de energía solar con el de calefacción y/o fontanería para tratar con un único subcontratista.

La respuesta a estas cuestiones es sencilla ya que el CTE establece criterios prestacionales (válgame la palabreja) de las instalaciones. Es decir, lo que se busca de estas instalaciones son los ahorros prescritos y no, por ejemplo, el mantener las superficies de proyecto (ejemplo anterior 1). Las implicaciones de los ejemplos anteriores son amplias. Por ejemplo:

  • Cambiar las marcas o calidades de los paneles implica un mayor o menor rendimiento de la instalación con el consiguiente incremento o disminución del ahorro anual obtenido. En el próximo boletín realizaremos un sencillo ejemplo numérico para verificar esto.
  • No utilizar materiales específicamente diseñados para la energía solar sólo va en un perjuicio para el usuario final que estará invirtiendo en una instalación que más pronto que tarde tendrá que reformar. Eso supone una gran disminución de la rentabilidad de la instalación.
  • Unificar capítulos no siempre es la mejor idea. La energía solar tiene un carácter especial, difícil en algunos casos y no todos los profesionales están preparados para todo.

En ERA Ingeniería siempre hemos diseñado y ejecutado instalaciones con criterios estrictamente prestacionales. Para ello nuestro departamento de ingeniería estudia todas las obras que presupuestamos disminuyendo la superficie de captación siempre que es posible y estudiando cada caso con distintos tipos de paneles en función de los requerimientos de nuestros clientes (arquitectos, constructores o particulares). A la hora de la instalación disponemos de un equipo de instaladores propio cualificado e igualmente utilizamos materiales específicos para solar térmica: desde el aislamientos de interior y exterior, válvulas de seguridad, válvulas de corte, bombas circuladoras, hasta el propio fluido caloportador.

Con estas razones de peso es lógico que una instalación solar térmica “prestacional” sea más cara que una instalación solar “de obra”. ¿En qué se parece un huevo a una castaña?

Un afectuoso saludo


 
© 2017 ERA Ingeniería. Todos los derechos reservados.  Desarrollado por Soluciones IP
Carreterín de la Atalaya 38B, km 2,5 - Apartado de correos 440 - 13080 Ciudad Real - ESPAÑA. Telf: 926 23 21 20 - Fax: 901 70 91 00